viernes, 29 de octubre de 2010

Inevitable

Era inevitable: el olor de las almendras amargas le recordaba siempre el destino de los amores contrariados.

domingo, 17 de octubre de 2010

jueves, 14 de octubre de 2010

#1

Y llámame pronto, dijo mucho antes de colgar...

miércoles, 6 de octubre de 2010

Cosas por hacer

Bonifacio Perez siempre creyó tener las cosas claras, y cuando se dio cuenta, antes de morir, no había tachado ninguno de los deseos por cumplir que de joven escribió en su libreta. Se le encogió el corazón y lo único que pudo hacer es desear con todas sus fuerzas retroceder en el tiempo. Cerró los ojos y suplicó que si pudiera, lo haría mejor. Escogería las cosas de otra manera, pensaría menos en sí mismo, aprovecharía más los momentos vividos y, por supuesto, amaría más. De una manera incondicional, sin recordar los desastres sufridos. Y pensando en lo que pudo ser y no fue dejó este mundo para siempre, sabiendo que jamás volvería.